Publicado el

Cúrcuma y piperina propiedades antiinflamatorias

curcuma

El potencial antiinflamatorio de la cúrcuma y la piperina

 La piperina y la cúrcuma (Cúrcuma longa) son dos especias de origen hindú. Que se utilizan para alimentación y como medicina natural  por sus propiedades medicinales. La primera proviene de la capa externa de la pimienta negra  y la segunda pertenece a la familia del jengibre.

Lo bueno de tomar la curcuma y la piperina  combinadas ,es porque juntas  potencian sus beneficios para la salud.

La piperina, es uno de los componentes de la pimienta negra, que hace aumentar la absorción de la cúrcumina, presente en la cúrcuma, por parte de nuestro cuerpo.

Esto hace que mejore  su acción frente a inflamaciones y dolores y nos ayudan a adelgazar. Además, tienen propiedades antifúngicas, antibacteriales, antisépticas y antioxidantes.

Los beneficios de la cúrcuma se conoce en la medicina China y Ayurvédica desde hace miles de años. Donde se utilizan para mejorar la digestión, aliviar la artritis, proteger el hígado, regular la menstruación o para tratar heridas y eczemas.

A continuación os detallo los beneficios de esta pareja tan bien avenida.

Piperina y cúrcuma reducen la inflamación y el dolor

 

curcuma La cúrcuma  es uno de esos elementos no sólo debes de tomarlo como suplemento.   Además no debe faltar para aderezar nuestros platos en la cocina.

Porque  contiene proteínas, fibra, vitaminas C, E y K, calcio, sodio, potasio, hierro, zinc, magnesio y cobre.

También es rica en curcumina, un polifenol que le otorga su color amarillo, por lo cual se puede usar como sustitutivo del azafrán ya que presenta importantes propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antiiflamatorias.

Por ello ayuda a mejorar los síntomas de enfermedades degenerativas inflamatorias, la endometriosis, la colitis ulcerosa o la artritis reumatoide.

Además, al ser natural se puede tomar durante periodos largos ya que no tiene efectos secundarios, su consumo es más seguro y recomendable que el de algunos medicamentos con esteroides.

La cúrcuma también desinflama y mejora la digestión. Al aumentar el flujo de bilis, ayuda al hígado a funcionar mejor.

Por otro lado, la piperina presente en la pimienta negra activa receptores de nuestro organismo que actúan frente al dolor. Esta propiedad analgésica beneficia a personas que sufren dolor en las articulaciones, por lesiones o cualquier otro tipo de dolor específico.

 

Buenas contra  la depresión

Cuando ingerimos estas dos especias juntas provocamos en nuestro cerebro un aumento de los niveles de endorfinas, dopamina y serotonina.

Estas hormonas mejoran nuestro estado de ánimo y felicidad.

También, el consumo de la curcuma y la piperina inhiben la producción de la enzima monoamino oxidasa que está relacionada con los estados de depresión.

Mejoran el sistema inmunológico y la memoria

Las sustancias antioxidantes que contienen la piperina y la curcuma juntas, protegen nuestras celulas frente al envejecimiento, pueden mejorar nuestra memoria y ayudarnos a proteger nuestro organismo frente al deterioro cognitivo. Esto es especialmente interesante para ayudar a combatir enfermedades degenerativas como el Alzheimer, cosa  que se investiga actualmente.

La cúrcuma también ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico, a retraer el daño oxidativo del ADN de las células y a hidratar y proteger la piel.

 

Pueden ayudar a  prevenir el cáncer

Estudios que demuestran que la combinación de estas dos especias puede ayudar a frenar el crecimiento de las células cancerígenas. Otras investigaciones determinan que la curcumina provoca la muerte de las células cancerígenas.

 

Cúrcuma y pimienta para adelgazar

pimienta negra piperinaAl ser la piperina  un compuesto termogénico que activa el metabolismo, lo que hace, es aumentar la velocidad de quemar las calorías en nuestro organismo y detiene la formación de células grasas. También los polifenoles de la cúrcuma ayudan a quemar grasas y a alcanzar un peso saludable. Estos efectos nos ayudaran a alcanzar nuestro objetivo mucho antes. Si los acompañamos de unos hábitos alimentarios sanos, y práctica de ejercicio regular.

La pimienta negra nos provocara  sensación de saciedad, facilitara la digestión aumentando las secreciones ácidas en el estómago y la eliminación de gases.

Y la cúrcuma, a su vez, protege el estómago, la flora intestinal y disminuye el colon irritable.

Precauciones: Por otra parte no hay que pasarse con la dosis. Ya que un exceso de pimienta negra, puede irritar la capa mucosa protectora del estómago. Y así empeorar los síntomas en caso de dolor de estómago, acidez, hernia de hiato, úlcera.

También se debe vigilar su consumo en personas que padecen enfermedad de Cron o colon irritable (enfermedades inflamatorias intestinales), o en caso de hemorroides.

Esta pareja de especias  ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos. Por lo que puede contribuir a la mejora de la salud cardiovascular y a prevenir ataques de corazón o derrames cerebrales.

Cómo introducirlas en tu dieta

Es muy sencillo aprovechar las virtudes de la pimienta negra y la cúrcuma. Puedes agregarlas a  diversos aliños. Ambas especies acompañan perfectamente a las verduras salteadas (las añadiremos al final de la cocción).

La cúrcuma la podemos utilizar como sustituto del azafrán. Ya que le da mejor sabor a las comidas que este y también le da color a la comida.

Es bueno para mejorar la absorción intestinal que mezcles la cúrcuma con un poco de pimienta negra y aceite de oliva.

Lo recomendado es tomar unos 5 gramos de cúrcuma al día aproximadamente.

Ahora bien, para aprovechar al máximo la absorción de esta sustancia es necesario que la mezclemos con una pizca de piperina (pimienta negra) y aceite de oliva.

 

CÓMPRALO AL MEJOR PRECIO AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *